Aunque nadie lo sepa

Un nacimiento verbal, un juego de libertad y naturaleza pensada, un sentimiento.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Días 20.

Lo que no me enseñaron los años, lo aprendí a base de días 20, dónde un plato de sirope me dijo lo que te quería decir y no me atreví. Ahora no puedo verte, pero no puedo dejar de quererte, quizá así sepas lo que no te digo.
Todo empieza sin querer que nada empiece y me niego a que termine sin querer que nada acabe. Mira, no soy el más detallista, ni el más atento y nunca fui el mejor en nada, pero cuando se trata de ti, creo que puedo romper todos tus récords... Si algo soy, es cabezón, y me encanta luchar por lo que quiero, y tú ahora, tienes esa mala suerte de ser lo que quiero.
Hay riesgos en la vida imposibles de valorar, como tu sonrisa, no la vi llegar, o tus ganas de hablar y hablar, o tus paradas de indignación, o tu cara de celosa... y si tengo algo claro es que aunque a veces me suelte de tu mano, no quiero soltarme de tu vida... Si, lo sé, esto empieza a ser más rosa que la que quieres que te regale, pero déjame que vomite algún arcoiris ahora que no me ves.
Quizá, sea el recuerdo de un paseo y tus ganas de picar con la nieve, o el primer beso de noche, temblando los dos, por que si, tú temblabas por fuera, pero yo, temblaba por dentro, y con el tiempo, ésta es una secuela de ese puto terremoto que me hiciste sentir por dentro, porque joder, eres muy especial para mi, y aún quedan temporadas de juego de tronos que quiero contarte mientras vemos,aún quedan muchas mañanas para verte odiarme cuando te despierto...
Pueden no ser las mejores circunstancias para escribir una historia, pero no pienso en mejor protagonista para la mía...
Sólo son 17 días, para la siguiente cuenta atrás, y quiero contar para atrás mientras podamos ir sumando juntos. Ya hablaremos otro día de lo que supone el deshidratarse juntos.
(o te rompo el puto plato en la cabeza)
D.

lunes, 5 de junio de 2017

Coincidí


Aunque, aún hay demasiadas cosas que tengo que conocer de ti, detalles, como si eres de las que se giran al despedirse o se detienen al indignarse... Quizá todo empieza así, sin principios, sin antecedentes, sin que nadie pudiera imaginárselo, o quizás, seamos de los que jamás empiezan, por no terminar.

Aunque, aún hay demasiadas cosas que tengo que conocer de ti, detalles, como si quieres un ocupa en tus labios sin pintar, o si crees de verdad en las historias dónde ella es la que se declara primero... Que sin quererlo te haces querer y sin querer me haces quererlo, que aunque aún haya muchas cosas que no conozco de ti, hagas que no me importe, que a veces, la gracia está en hacerse gracia, y el amor, en compartir risa y tiempo.

Aunque, aún hay demasiadas cosas que tengo que conocer de ti, detalles, como si eres de las que buscan razones contrarias para escuchar lo que no quieres oír, pero que te encanta, o qué se te pasa por la cabeza cuando quieres decir algo, y usas una palabra que no tiene nada que ver.

Que aquí me tienes, intentando convertir la mitad en todo, que a veces, dos mundos opuestos, pueden hacer un universo completo.

y...

Ella dice que no piensa hacer lo que hicieron otras, yo sé, que hará lo que ninguna hizo antes.











viernes, 3 de marzo de 2017

No era Ruso.

La vida a veces nos da la ocasión de verla desde distintos ojos, quizá los mismos ojos que nos miran, y es que hay momentos que merecen pausas, y hay pausas que no merecen ni un momento. La vida a veces nos da la espalda tantas veces que, cualquier regalo da miedo, Una vez, un ruso ciego de lo que parecía vodka pero que era orujo del fuerte me dijo: Estoy tan acostumbrado a perder, que me jode ganar... Pues, creo que empiezo a entender aquello... no era Ruso... 
La vida te cruza con la que un día será la madre de los hijos que nunca tendrás, al mimo tiempo te regala a esa chica con la que te perderías en una playa de una isla africana, y casi sin darte cuenta de das de frente con ese amor imposible, pero, imposible por que jamás funcionaría... Y por si aún te quedaban fuerzas, va y aparece tu chica ideal, en un momento en el que no hay pausa, como si el hecho de que la esperaras quisiera decir que fueras a saber cuando llegaría... 
La vida te da la opción, tú la eliges, la vida te el concepto, tú le defines.
Y yo... creo que elijo tener la opción de tenerte como concepto de mi vida.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Orgullo suicida

Puede que no sea particularmente original encadenar suicidios; lenguaje y orgullo... pero realmente, todo empieza a sonar como un blues oscuro, las guitarras gritan y los coros duelen... Cuando pensé que te tenía, ya te había perdido, y cuando te perdí me dijiste que eras mía... dime si no es como tener gasolina en la ropa y jugar con tu fuego...
De repente me doy cuenta de que no hay más opciones que la de sentarme y ver como todo arde, ver como se consume lo que pudo ser... Me gusta el color de tus ojos mirando las llamas, me gusta el olor a quemado del romanticismo agotado.
Con ese juego me di cuenta de que soy demasiado niño para parecer un hombre, que hay miedos que no se pueden controlar pese a tenerlos bien atados, y que no iba ser yo el único temiera lo que no conozco... Que no hay más nudos en las personas cuerdas, que no hay más esperanza que no esperar, que no hay más lugar que aquel en el te imaginas y que no hay nada, sin nada que hacer...
Puede que no pueda, incluso habrá días en los que te diga lo que no quiero decir, seguramente, todas esas veces esté ardiendo, por que, puestos a encadenar, empezaré por mis manos. Hay horas que huelen a grises, hay días que saben a noviembres, y hay noches que suenan como tú.
Pero, independientemente de todo, incluso de ti y de mi, es que hay algo cierto, hay nanas que duermen sentimientos y la mía suena a Domingo por la tarde.




sábado, 14 de enero de 2017

Wicked Game

"Nunca pensé que conocería a alguien como tú, nunca pensé que perdería a alguien como tú..." así, huyendo de un mundo en llamas cantaba Chris Isaak en Wicked Game, y no, no quería enamorarme de tí...
Pasamos del banco de un parque a un sillón de discoteca, como si darte un beso sentado indicase el inicio y el fin de una historia de mil silencios. Menudo juego más perverso... siempre quedará algo de poesía en la indiferencia, siempre quedará algo de amor en lo que nunca llegaste a sentir... "Nobody loves no one" sería justo conmigo mismo.

Hablaremos un idioma suicida a partir de ahora, yo ahorcaré mis ganas, tu mientras, solo mira. Jugaremos a un juego donde las efemérides de un 24 ya no signifiquen nada, donde los viajes pendientes, sean pendientes de olvidar y donde no decir nada, suene la mar de bien. Yo sólo quería intentarlo, un último "cóseme" a tiempo, antes de que todo se rompiera más.

Hablaremos un idioma suicida, yo te diré que te quiero, tu me contestarás que nunca fuimos compatibles... Yo te diré que lo intentemos pese a los miedos, tú me dirás que no has olvidado a un capullo si, pero un capullo con el que llevabas mucho tiempo... Yo te diré, ya no quiero decirte nada y tú me dirás podemos ser amigos.

No quería enamorarme...
No quería enamorarme...



Nadie ama a nadie...





domingo, 8 de enero de 2017

Que el miedo a sufrir, no nos impida vivir!!!

Hay muchos días en los que nos replanteamos las cosas, tomamos decisiones que acaban con imposibles, que damos pasos que no nos llevan a ningún sitio, pero que nos sacan de dónde estamos. Hay muchos días que parecen otro día más, en cambio, otros, en los que todo parece especial...
Yo quiero hablaros de esos días en los que nada parece cambiar, en los que las ganas de hacer algo son directamente proporcionales a las cosas que haces, esos días, dónde miras el reloj como deseando que llegue una hora en la que algo cambiará, pero que nada cambia. Esos días con sabor a domingo, o esos domingos que se repiten... La sensación de que finaliza un permiso penitenciario de una cárcel sin celdas.
Todos, pasamos por esos días, sin excepción. Pero la verdadera magia de esos días está en nuestra voluntad de hacer algo diferente de ellos, algo que puede condicionar la causa de cualquier efecto mariposa, algo, que no solo puede hacer que cambie el día, si no, tu vida.
Huyamos de los mensajes típicos de superación, esto no trata de esas propagandas, no nos engañemos con el "querer es poder", o con el "todo pasa por algo", seamos más realistas! que coño has hecho por ti, SI!, por ti, siendo tú el único destino de tus actos, en los últimos... digamos, seis meses?
Y no me refiero a hacernos autoregalos que lo único que consiguen es saciar la sed de recompensas por hacer algo que no nos hace realmente felices, no, me refiero a hacer algo por ti, algo con la perspectiva que te da imaginarte dentro de 40 años, algo que realmente sirva para encaminar tu jodida vida. Por encaminar, solemos cometer el error de tratar de pensar en estar desempeñando esa puta profesión que nos permita ganar suficiente dinero como para seguir saciando esa sed de recompensa, como si nosotros no fuésemos ya nuestros propios dueños y necesitásemos de esa mierda para sentirnos recompensados por vivir nuestra vida...
Huyamos de la perspectiva amarga que nos da el tiempo de haber desaprovechado tu vida, de haber perdido el tiempo trabajando en algo que no nos hace felices, estudiando algo de lo que ya dudas de si te servirá antes de empezar, de el haber compartido tus mejores años con alguien con quien no haces más que discutir por gilipolleces...
Siempre es fácil dar consejos, lo difícil es seguirlos.
Pero coño, pensemos más en nosotros, seamos más felices, hagamos lo que realmente nos de la jodida gana!! Volar siempre será buen plan, igual que sonreír.
La vida es dura, perderás trabajos, suspenderás asignaturas pese a esforzarte muchísimo, te romperán el corazón, y perderás seres queridos... pero, si eres capaz de mantenerte optimista pese a todas esas razones de no serlo, ningún jodido día parecerá de esos en los que nada cambia.
Que el miedo a sufrir, no nos impida vivir!!!


Sé cobarde tú, yo no me atrevo.


miércoles, 14 de diciembre de 2016

Y eso, no lo hace el frío

Ya nadie habla de aquellos que hacen lo correcto y se sienten como gilipollas,
nadie habla de cuando te escondes en versos porque de besos, nadie te habla...
Ya nadie mira a los ojos, no vaya a ser que asi,
se den cuenta de que detrás de tí no hay un quién, ni un cómo,
y en el peor de los casos, ni si quiera un por qué...
Ya nadie dice "para!", a los que se enganchan a vivir sin frenos,
y se hacen adictos a los vicios que dependan de tus sueños,
porque sus noches, son precipicios lejos de ti...

Ya nadie habla de aquellos que dicen te quiero sin miedo,
nadie habla de cuando te escondes en silencios, porque de eso, nadie se calla...
Ya nadie cuenta la vida en latidos por segundo,
y yo ya no sé si pienso en ti mas de lo que parpadeo o sencillamente,
parpadeo por que así te pienso.
Y la razón te pide que frenes, que esta vez te puedes enamorar,
y aún no sabes volar, pero ya nadie te dice que pares.

Ya nadie habla de los viajes solo de ida,
porqué cuando te vas, sin pensar en volver,
el riesgo de ser feliz es demasiado alto.
Pero claro, nadie te ha hablado que se puede estar sin ser cuando hablo de ti...
Que siempre te escondes en los efectos del snap, como tratando de tapar defectos,
y quizá, nadie te ha dicho, que tu mayor defecto es poner efectos sin causa...

Ya nadie habla del millón de excusas que planeo antes de dormir,
porque si, son mis excusas, y yo su dueño hasta que me dejes tenerte a ti,
y es que nadie sabe, que cuando te alejas, incluso África deja de existir,
que podría enseñarte a conjugar mil verbos en latín,
pero quién coño me iba a decir a mi, que ibas a ser mis temas en a, en z, y en i

Que nadie me dijo que tú eras asi, nadie me avisó...
Nadie me dijo lo que suponía escribirte un Hola,
como si en esas cuatro putas letras, se pudiera esconder medio año de historias diarias,
Nadie, absolutamente nadie,
me podrá decir que es lo que va a pasar...
Pero tú, corazón,
ten claro que no tengo a nadie, que me diga que ya es hora de parar...

Que me la pela lo que pase más lejos de luego,
aunque a veces sea un puto dramas sin remedio,
y me ponga celoso al pensarte con otros...
Que nadie me dijo que yo, lo único que quiero,
es un "ahora continuo" pero contigo.

Que me aún me haces temblar por dentro, y eso, no lo hace el frío.

Ya nadie habla de la puta magia que hay, cuando sin darme motivos,
eres diez mil por qués que nunca serán tarde si me dices, quien ama de verdad...












jueves, 27 de octubre de 2016

Puño y corazón verde

Que eres, pero fuiste... Que estás, pero estuviste... Que si dejas de ser y te vas, eso ya no va a cambiar.

Por si acaso, antes de que te vayas, quiero contarte algo, una historia de dos desconocidos en una montaña rusa.

"Hay historias que empiezan con un "hola" de esos que extrañan al principio pero que ilusionan, tanto al que lo dice como a la que lo escucha. Y cómo, en una puta montaña rusa, dos desconocidos se sienten con ese vértigo irracional de antes de empezar ese viaje... (antes de nada, te voy a contar algo de ella. Desde que la vi, supe que era una de esas personas por las que vale la pena perder unos segundos de vida por mirarla, que su timidez ante una mirada fija, la desmonta los argumentos, sus ojos, muchas veces dicen lo que ella no sabe o no se atreve a decir y se pierde en gestos tímidos y rudos... Esconde su verdad detrás de silencios que llora cuando nadie la ve, por que ella es así, siempre está bien menos cuando está mal y si quieres conocerla, tienes que saberlo... Ah! y detrás de ella, había un corazón verde en un cartel de esos típicos de supermercado que no sabes muy bien que coño te están vendiendo... Tiene a veces ese gesto de taparse la boca cuando ríe, y la manía de sacarse fotos donde sólo se la ve media cara, pero vaya, qué coño te voy a contar de ti, que no sepas...)
Y ahí, estaba yo, sentado a su lado a punto de empezar un viaje en una montaña rusa.
Como en toda montaña rusa siempre, hay subidas y bajadas; subidas lentas, pausadas, donde los nervios por la caída son siempre lógicos, subidas, donde el tiempo parece no terminar y la adrenalina es máxima... Y ahí me veo, al lado de una desconocida dónde las diferencias parecen ser lo único que compartimos, pero aún asi, se agarra de mi mano.
Llegas a lo que parece ser la zona más alta, la expectación ahora parece que se adueña de los dos, desde allí se puede ver todo lo que nos queda por recorrer... Hay tramos que parecen más tranquilos, otros en cambio, parecen obstáculos insalvables...nos miramos, y ahí sus ojos me dicen que no sabe lo que va a pasar, pero que no la suelte, que me deje llevar.
Primera bajada, casi vertical... la gravedad y la velocidad nos arrastran hasta donde el suelo hace de horizonte, aquí nos soltamos, la ilusión ya no es la misma que al empezar, aprovecho el tramo donde el recorrido parece más tranquilo para que la condición de desconocidos sea cada vez más pequeña... ahí es donde me doy cuenta de que no somos tan diferentes y trato de agarrar yo ahora su mano, pero la fuerza centrífuga de una curva con forma de ex pareja, se la lleva lejos de mi asiento... y joder, no era una curva, si no un puto bucle que parecía no tener fin...
Al salir de ese bucle, vuelve más cerca de mi otra vez, pero la noto algo desorientada, es normal! llevamos meses dando vueltas a lo mismo...
Ahora, parece que volvemos a subir... ella no sabe si buscar mi mano por miedo a que se repita el recorrido. Yo dejo de mirarla, como si así, no pudiera pensar en ella, como si el hecho de no verla hiciera que todo se me olvidara de repente... me distraigo con las sensaciones, pienso en todo lo que hice antes de subirme en esta montaña rusa, desde aquí todo parece que pasa más rápido pero llevo 6 putos meses aquí subido y el miedo a que cuando vuelva a mirarla no esté, me hace mirarla de nuevo.
Volvemos a estar arriba del todo. Yo la miro. Ella, aunque no me devuelva la mirada, se que sabe que yo lo estoy haciendo, y sin mirarme, me agarra la mano fuerte.
Agarrado a ella, cierro los ojos hasta que termina el viaje, no se describir nada de lo que pasó el resto del trayecto, sólo que, la sensación de velocidad, de vértigo y de incertidumbre, me dieron lo mismo, por que ella, no me soltó.
Final del trayecto... me suelta la mano.
Ahora si que me da miedo bajarme de la montaña rusa, pero como todo, en algún momento tenía que terminar... me voy...
Es duro, volver a la realidad después de un viaje tan intenso...
De fondo, suena I´m yours, la primera de muchas canciones que me recordarán a ella, pero,ésta, tiene razón... soy tuyo...
De repente, alguien me toca la espalda por detrás... parece algo típico, seguramente se me haya caído algo durante el viaje y no me di ni cuenta... me giro.
Es ella, con el puño cerrado...
- Chocas el puño?
Choco el puño muy confuso y la miro como pidiendo que diga algo más...
Ella me sonríe y me dice:
-Otro viaje??..."






sábado, 8 de octubre de 2016

Liturgia en tus simetrías naturales

Puedo disimularte cada noche, tratando de hacer del autoengaño mi única verdad, pero lo cierto es que formas parte de mi; en acentos, en gestos y en expresiones... y es que te encuentro cada vez que apartas la mirada por vergüenza, o cuando sonríes por que me quedo mirándote como las vacas al tren más bonito que han visto pasar.
Lo cierto es que me la pela que el mundo se vaya a la mierda, y no, no es otra puta frase de enamorado, hay verdad en cada letra, y lo digo con el convencimiento de un suicida que cree en la liturgia de tus simetrías naturales, en el desprecio de tus gestos, y de la belleza de tu indiferencia... porque para amar tu dulzura, antes tuve que aprender a maravillarme con lo ácido de ver cómo tus labios se desordenaban en otras bocas.
Puedo disimularte cada noche, provocando casualidades para que sepas de mi...
Y de repente te encuentro en mis propuestas, en mis respuestas y viceversa... que te simbolizo en corazones verdes, por que no encuentro mayor suerte que ver amor en tus rarezas o que tú lo veas en las mías. Pero insisto, tan sólo es suerte.
Puedo disimularte, y pensar que no te quiero, pero si tengo que confesarte algo ahora mismo, es que nunca supe disimular, y en esta casualidad, la única verdad, es que te quiero.

jueves, 25 de agosto de 2016

Ahora te pido que me odies de memoria

A la espera de una marcha más para salir de otro punto muerto, busco esa pieza de tu puzzle que no encaje en el mío, asi, sabré por qué pierdo velocidad en tu lado aleatorio.
Parto de la ingenuidad de la ironía, de la inocencia de los falsos testigos y desde mi oposición a la opinión de los payasos grises, anormales y aislados, te digo que todo me importa dos medias mierdas. Ya no quedan treces para contar gatos negros, pero aún tengo ganas de contar chistes sobre morir hasta que aplauda tu noche, y puestos a salir, hagamos un sol, que sale, y se pone...
Ya, ya sé que empieza la ilusión, que empiezas a volar y en piezas aterrizas, pero quién dijo medio, quiso decir miedo, cuando dijo Diego, pero a mi ya me engañó 25 años, y en aquel lugar ya no hay sitio para suertes sin conversación.
Ahora te pido que me odies de memoria, que le sonrías al recuerdo. Que no es lo mismo ser un mal pasajero de tu viaje que, tu viaje haya sido un mal pasajero, no, no es lo mismo. Y que tu memoria se olvide de mis cuentos de medias noches y de cocacola fría, que septiembre volverá a taparme, y recordaremos juntos como era aquello de decirnos adiós, con ese tono de cuando ni siquiera nos conocíamos.
Lo siento si te ofende mi sinceridad... bueno, siendo sincero, no lo siento.
Ódiame de memoria y muérdeme!